Consejos para Comprar una Estufa de Leña

Estufa de Leña

Introducción

La madera es la fuente de energía más antigua usada por el hombre para calentarse y cocer los alimentos. En la actualidad es la alternativa más rentable a las energías modernas, porque se trata de una energía renovable y sostenible, ya que contribuye al mantenimiento y conservación de nuestros bosques, tan necesarios para el equilibrio de la naturaleza.

Estufa Sintra

El sistema de fabricación de los diferentes tipos de estufas de leña actuales, garantizan un alto rendimiento: un 95% de eficiencia en su combustión y un 75% en la transmisión del calor.

Cada día son más las familias de nuestra geografía que incorporan las estufas de leña como sistema para calentar sus hogares, ya que constituyen la alternativa más económica y, además, las estufas de leña bien instaladas, no solo son elementos decorativos, sino que logran ambientes realmente cálidos y acogedores.

Existen diferentes tipos de estufas de leña para lograr una excelente climatización. Puede encontrar una amplio catálogo de estufas de leña en nuestra web Ferrshop.com. Así mismo también dispone de todo el material de fumistería, como tubos, codos, ... necesarios a su instalación.

Si desea más información o tiene cualquier consulta no dude en contactarnos enviándonos un correo a info@ferrshop.com o llamando al teléfono de asistencia gratuito 900 804 532.

Elementos a tener en cuenta antes de adquirir una estufa de leña.

Zona Climática

Existen varios tipos de zonas climáticas en nuestro país: clima templado, clima suave, clima frío, clima muy frío y clima extremadamente frío. El rendimiento de las estufas de leña varía sensiblemente en los diferentes tipos de clima, por este motivo es importante tener en cuenta este dato, sobretodo si vivimos en una zona muy fría o extremadamente fría, ya que variará el tipo de estufa y de instalación: deberemos adquirir una estufa de alto rendimiento y los tubos, sobretodo los del exterior, deberán ser de doble cara.

Distribución de la Vivienda

Generalmente las estufas de leña están diseñadas para calentar una misma planta. Dependiendo de la distribución, podemos llegar a calentar toda la planta, aunque haya paredes de por medio; pero habrá distribuciones que requerirán de ayuda para que toda la planta esté caliente.

Es casi leyenda la idea que una estufa de leña puede distribuir el calor a toda las plantas de una casa, a través de conducciones y canalizaciones.

Existen estufas de leña dotadas de unos ventiladores que mejoran el rendimiento de la misma estufa de leña y proporciona más calor en la dependencia donde se encuentra la estufa y, evidentemente, si mantenemos la puerta de la estancia abierta, distribuye de una manera más rápida el calor a toda la planta, dependiendo, como ya se ha dicho, de la distribución de la misma.

Existen, también, un tipo de insertables de leña que llevan salidas de conductos de aire natural o forzado para poder dirigir directamente el calor a una estancia contigua, con lo que se mejora la distribución del calor en la vivienda.

Volumen de Calefacción

El volumen de calefacción de una estufa de leña se mide siempre en metros cúbicos, ya que las alturas de los techos varían según el tipo de vivienda. Así pues, una estufa con un volumen de calefacción de 255 m3 en una vivienda de techos de 2,70 metros de altura, calentará una superficie de unos 95 m2; y en una vivienda de techos de 4 metros de altura, calentará una superficie de unos 65 m2. Siempre hay que dividir el volumen de calefacción expresado en metros cúbicos por la altura de los techos de la vivienda, para obtener los metros cuadrados calefactables.

Tenemos que tener siempre en cuenta la distribución de la casa: no es lo mismo una casa con las habitaciones alrededor de la estancia donde se halla ubicada la estufa de leña que una casa con un largo pasillo entre las habitaciones y la estancia donde se halla la estufa de leña. Evidentemente, en el primer caso la distribución del calor será fácil y, en el segundo caso, seguramente, será difícil que el calor llegue a las habitaciones más distanciadas de la estufa de leña, por lo que será necesario reforzar el sistema de calefacción con algún elemento.

Estas referencias son variables también dependiendo de la zona climática, ya que en una zona extremadamente fría, el volumen de calefacción puede reducirse sensiblemente.

Tipo de combustión: normal o doble combustión

Las estufas de leña tienen el hogar cerrado (con o sin vista del fuego) y producen calor de forma radiante, en proporciones diferentes en relación con las características estructurales y el esquema de funcionamiento que utiliza cada modelo.

En general, las estufas constan de:

  1. Una o más tomas de aire, con canales o aberturas para la entrada de aire en el hogar.

  2. Una cámara de combustión, es decir, un hogar hecho de materiales de alta resistencia térmica, comunicante con el sistema de aspiración del aire y con el de evacuación de los humos.

  3. Giros de humo, cámaras comunicantes colocadas en el cuerpo de la estufa de leña, entre el hogar y el acoplamiento a la chimenea en los que se canalizan los productos de la combustión para quitar calor a los humos, acumularlo y cederlo al ambiente por radiación y/o convección.

  4. Hendiduras en el hogar o en los giros de humo que sirven para calentar el aire por contacto y difundirlo en el ambiente por convección.

Las estufas de leña de doble combustión contribuyen a la disminución de la contaminación ambiental porque emiten menor cantidad de partículas y/o gases, y al ahorro en la economía familiar.

¿En qué consiste la doble combustión de una estufa de leña?

La Doble Combustión es un proceso donde las partículas y gases no quemados en la primera fase de combustión situada en la parte baja del hogar de la estufa de leña, se aprovechan y queman en la zona más alta de la cámara de combustión de la estufa de leña, como consecuencia del aporte de oxígeno pre-calentado (para no disminuir la temperatura dentro del hogar de la estufa de leña) en esta zona, este aporte de oxígeno debe ser regulable, porque siempre no es requerida la misma cantidad de aire (oxígeno) para realizar una combustión lo más completa posible.

Esquema de estufa de leña de doble combustión

En la estufa de leña, básicamente, la doble combustión consiste en suministrar aire caliente en la parte alta de la cámara de combustión, para quemar los gases de la primera combustión, consiguiendo con esto el aumento del Rendimiento de la Estufa de Leña, así como una disminución de las emisiones de CO.

Este sistema de doble combustión de las estufas de leña, más limpio y más respetuoso con el medio ambiente, garantiza asimismo un mejor rendimiento.

En Ferrshop disponemos de estufas de doble combustión como la Zamora-DC, la Ordesa-Dc o la Calpe.

Combustible y limpieza

La mayoría de estufas de leña que hay en el mercado están diseñadas para usar exclusivamente leña, aunque existen también estufas específicas para poder usar leña o carbón indistintamente y otras que funcionan exclusivamente con carbón.

Es muy importante tener en cuenta este dato, ya que si se usa carbón en una estufa de leña se estropeará el material de fabricación y quedará inservible.

Consejos para una correcta combustión:

Se aconseja usar leña seca y poco resinosa, como la de haya, roble, castaño, olmo, olivo o encina. No debe utilizarse madera aglomerada o con restos de pintura o barniz. En ningún caso deben utilizarse combustibles líquidos o carbón para encender una estufa de leña. Para facilitar el encendido se puede usar leña fina mezclada con leña más gruesa y abrir la rejilla regulable, cuando esté el fuego prendido hay que regular el tiro para disminuir el consumo de leña. Una vez está en funcionamiento se debe mantener la puerta cerrada y cuando se abra para recargar, debe hacerse lentamente para vitar revoques de humo. Para el buen funcionamiento de la estufa de leña, se debe respetar la carga máxima indicada en cada modelo. Es muy importante, ya que se puede deformar la estufa.

Hay que tener en cuenta que el primer encendido de la estufa puede producir un poco de humo procedente del secado de la pintura anti-calórica que protege la estufa. Por ello es recomendable ventilar la habitación hasta que desaparezca.

La limpieza exterior debe realizarse con un paño seco y sin utilizar productos abrasivos que dañen la pintura.

El cristal debe limpiarse en frío con un producto específico existente en el mercado. Si persiste alguna mancha, puede usarse un rascador de cuchilla para vidrios. Recuerde que el cristal de la estufa es resistente a altas temperaturas; pero es frágil y puede romperse fácilmente.

La limpieza de las cenizas se facilita a través del cajón recoge-cenizas que existe en todos los modelos de estufas, solo se tiene que tener la precaución de asegurarse que las cenizas estén totalmente apagadas antes de recogerlas.

Para evitar el prendimiento de hollín que se puede acumular en el conducto de la chimenea, se recomienda una revisión al menos una vez al año, por un profesional cualificado.

En Fershop disponemos de leña para su compra, que puede encontrar el la sección de accesorios para estufas de leña.

Salida de humos y Material de fabricación: chapa o fundición

La salida de humos de las estufas de leña puede ser en posición vertical (por la parte superior de la estufa como la Granada) u horizontal (por la parte trasera como la Practick 57).

Las estufas de leña con salida de humos vertical (por arriba) se instalan poniendo el tubo directamente a la cavidad de salida de humos y pueden ponerse arrimadas a la pared.

Les estufas de leña con salida de humos horizontal (por detrás) se instalan poniendo un codo cerrado entre la cavidad de la salida de humos y el tubo; este tipo de estufas deben estar distanciadas de la pared unos 20-25 cm, dependiendo del modelo de estufa.

Estufa Mixta Nº2Las estufas de leña de chapa son las más económicas del mercado, y se presentan en color gris o pintadas en color negro (ver por ejemplo la Mixta nº2).

La chapa de las estufas de leña oscila entre los 2 y 6 mm de espesor, dependiendo de la zona y del modelo. Generalmente, la chapa del hogar es más gruesa que la del exterior.

Las estufas de leña de fundición no son tan económicas como las de chapa, pero debido al material de fabricación son estufas que perduran en el tiempo ya que ofrecen una gran resistencia a la deformación.

Existen en el mercado pinturas anti-calóricas resistentes a temperaturas de hasta 600ºC para proteger, restaurar o pintar las estufas de leña, ya sean fabricadas en chapa o en fundición.

Instalación

El buen funcionamiento de una estufa de leña viene determinado por su correcta instalación y uso.

Una estufa de leña mal instalada provocará daños en la misma estufa, revocos de aire y acumulación de hollín en la chimenea con los riesgos que ello conlleva, sobretodo el de incendio.

Puede encontrar todo el material necesario para la instalación de su estufa en nuestra sección de fumistería.

Factores a tener en cuenta para ubicar la estufa en nuestro hogar:

El piso donde se sitúa la estufa debe soportar el peso de la misma y de los accesorios a instalar. Asimismo, la habitación debe disponer de la ventilación suficiente para favorecer el tiro natural y permitir la renovación del aire.

La estufa debe instalarse de forma exenta, aunque es posible su inserción en una cámara refractaria si se siguen las instrucciones específicas del fabricante.

Nunca se debe hacer la instalación de la estufa y de sus accesorios junto a elementos combustibles, como revestimientos o tarimas de madera, etc. Si es el caso, se deberá aplicar un correcto aislamiento con ladrillos refractarios, planchas de acero, placas de cerámica, etc.

También se debe respetar una distancia de seguridad de 1,2 m. en torno a la estufa en la que no se deben situar materiales combustibles como elementos de madera o plástico, papel pintado, moquetas, alfombras, cortinas o cualquier otro tipo de material inflamable.

Toda la superficie de las estufas de leña está caliente durante la combustión y durante un cierto tiempo después de su apagado; por lo que hay que tomar medidas de seguridad si hay niños en casa, para evitar posibles accidentes.

Instalación de la estufa y sus accesorios:

Para que la estufa no dé problemas lo más importante es hacer la instalación de los tubos totalmente recta hacia el exterior; y en el caso de tener que hacer alguna derivación debe hacerse con codos abiertos, de 45º como máximo, ya que si usamos codos cerrados impedimos que el humo fluya con normalidad.

Codo Abrierto

El codo cerrado solo debe utilizarse para unir la salida de humos de la parte posterior de la estufa con los tubos correspondientes. Si la estufa tiene la salida de humos por la parte superior no se necesitará el codo de conexión.

Codo cerrado

El tiro de la estufa de leña debe tener una altura mínima de 4 metros, y sobrepasar al menos 50 cm de la parte más alta del tejado, para asegurar su correcto tiraje. Se debe situar a más de 8 metros de cualquier edificación contigua y como remate de la chimenea se deben utilizar caperuzas o sombreretes normalizados.

Sombrerete

Cada estufa debe tener su propia instalación, nunca deben conectarse al mismo conducto de salida de humos dos o más estufas.

Instalación correcta-incorrecta de una estufa de leña

Funcionalidad y Diseño

En el mercado, existe una gran variedad de fabricantes y modelos de estufas de leña, nacionales y extranjeros. Lo mejor para hacer una correcta selección es tener en cuenta los elementos indicados anteriormente y, según las necesidades que requiera cada instalación, escoger el modelo que estéticamente guste más.

Existen estufas de leña que incorporan un horno calienta platos, en la parte superior del hogar, que en la mayoría de modelos, solo sirve para calentar platos, pero que también nos puede permitir asar castañas, pimientos, hacer tostadas, etc.

 

También existen estufas que tienen un horno que permite la cocción de platos más elaborados, y que incluyen en el horno la rejilla de cocción y un reloj de temperatura, como la Coimbra.

Estufa Coimbra

Si la intención es cocinar con leña, deberemos adquirir un horno de leña o una cocina de leña que a la vez nos hará de calefacción.

Hay modelos de estufas que incorporan un pequeño leñero en la parte inferior del hogar, como la Ibiza, para poder tener unos cuantos leños de reserva.

Estufa Ibiza

Y para satisfacer todas las necesidades del mercado, existen también estufas rinconeras, como la Madeira,  para poder hacer la instalación en un rincón de su hogar.

Estufa Madeira

En cuanto a diseño, hoy día, hay estufas de todos los estilos, una estufa para cada ambiente; des de las más clásicas, o sea, las que usaban nuestros abuelos, hasta las que con un estudiado diseño son capaces de encajar en un ambiente definido.

Estufa Oxford Estufa Nebraska